Quince bollitos de papel

Te regalo quince bollitos de papel. No más de cuatro o cinco palabras por hoja, quizás juntos digan todo lo que ninguno dice. Júntalos como quieras, podrías arrancar por el que dice “A veces sueño contigo” y terminar por “Nos debemos dos vinos”. O arrancar por “No sé qué hacer conmigo” y por ultimo “El…

Pertenecer.

Permanecer. Como antítesis de cobardía o refugio de la memoria. Quedarse a sabiendas de que no, que no así, así como uno quisiera, no. Ni hoy, ni nunca, y aun así, permanecer. Matizar la humanidad de mil maneras y no de dos. Coexistir con la otredad como con uno mismo. Elegir aprecio en vez de…

Guerra de los mundos.

Originalmente publicado en Pocas Luces:
? Los adultos creen que ganan, siempre lo creen. Asumo que debe ser por su condición de mandón, por su “experiencia” y en menor escala por su altura y su mirada hacia abajo. Creen que ganan porque impusieron las reglas del mundo. Son ellos, los que nos dicen que está…

Soldaditos

Ni te imaginas las veces que he pensado y re pensado cómo sería sí. Nada me partía más la cabeza te lo juro. Pero encontré más sano dejar de hacerlo. Me refugie en las costumbres del pueblo. En ese respeto infundado por quienes iban al infierno para que otros estén bien. Estén bien.Descubrí la verdadera…

Náufraga y Náufrago.

Treinta y siete años han pasado para que Dana recibiera alguna conexión del mundo. Lloró emocionada. Se alegró de que todavía allá, al otro lado del basto océano que la había separado de su cotidianeidad, el mundo aparentemente seguía funcionando. Al principio le había parecido una ilusión, es que unas quince o veinte veces al…

Mamihlapinatapai

No se pierde lo que nunca sucede sin embargo esa es la sensación. Una realidad abortada de cuajo. Un paraíso sin conquista. Una prenda a medio hacer. Una melodía sonando para nadie. Un fuego que no abraza. La familia que nunca integraré. Una canoa en tierra. Las luchas que nos encontraran separados. Ni siquiera iremos…

Somos tránsito

Somos una puente hacia otro puente. Ojos que miran otros ojos, voz qué es eco de otra voz. Somos la huella de alguien que todavía no pisa y la sombra de alguien que ya pisó. Somos el sendero marcado por alguien que imaginamos. La ropa de vergüenza que heredamos. La manzana que el tiempo pudrió….

El peligroso vuelo de los hombres.

Me llamó mucho la atención el caso. Pedí permiso para hablar con la culpable, Camila Saravia, quien cumplía una condena de cadena perpetua en una cárcel de máxima seguridad. El guardia me advirtió que ella era extremadamente peligrosa y que en lo que iba de condena (casi tres años) jamás había recibido visita alguna. También…