Una vida de pura dicha

No trascendió ni siquiera su nombre. Sus familiares más cercanos taparon el caso ensuciándolo para que la prensa no se haga más preguntas. A mí me llegó como llegan estas cosas, por el primo del amigo del conocido del vecino. Uno no puede más que inquietarse y sentir pena por el joven cadáver que dejo…

Guerra de los mundos.

  Los adultos creen que ganan, siempre lo creen. Asumo que debe ser por su condición de mandón, por su “experiencia” y en menor escala por su altura y su mirada hacia abajo. Creen que ganan porque impusieron las reglas del mundo. Son ellos, los que nos dicen que está bien y que no. Ellos…

Los Interminaitor

No, no es que nada nos interese. Al contrario. Nuestro interés es una puta ráfaga de viento. La más rápida que se haya visto jamás. La velocidad de la luz, es un humano  que se lleva su celular al baño, al lado de la potencia devastadora de nuestro interés. Nos puede agarrar ni bien nos…

Dos desconocidos y cuatro conocidos.

Chocan los ojos sin disimulo. Calman los párpados sus deseos oscuros. Charlan los ojos en total sintonía, con aquellos otros de esa chica perdida. Y cuentas historias de robos de besos, de conquistas ansiadas y sueños traviesos. Y anhelan un tiempo sin prisa ni apuros, que permita el disfrute de esos ojos oscuros. Pero el…

Rey siervo.

Día gris en los alrededores del palacio. Es que todos lo saben, incluso la reina. El pueblo se ha cansado, su bondad resulta espantosa para los esclavos. ¿A quién se le ocurre liberar a los encadenados? Soñó el rey de príncipe responder a las mayores injusticias humanas. Pues no todo hombre ha de tener la…

La primera vez que la vió.

Fue al año de vida, antes ya la había mirado, claro. Pero sin comprensión alguna de tamaña dimensión. Al año, sus ojos se dilataron como si comprendiera la infinidad del universo. Me estremecí al verlo mirarla. Él sin saberlo, estaba observando un planeta, una vida, una alegoría eterna, un instinto humano, un latir y un…

Lo que te pido.

Que lo hagas sin miramientos, y sin pensar. Que simplemente me mires. Como se observa al pasado, con esa nostálgica añoranza y con una mezcla de ternura y reproche. Que me escuches sin el fantasma de la traición acechando. Que bajes el escudo y la lanza. Que nadie va venir nadie a romperte. Que todos…

Tu espera.

  Y no vendrás. Ni hoy, ni mañana, ni nunca. La espera es una basurita en los ojos, que no se puede limpiar. Cada cuatro segundos te das cuenta que ahí está, y que de ahí no se va a mover. Y entonces, se personifica. Ya no es que no puede, ahora no quiere. Ahora…

La leyenda del viejo que escribe.

Agosto del dos mil siete, yo no llegaba a la mayoría de edad. Y lo ví por primera vez. Andrajoso, debajo de la galería de un kiosco que había cerrado hace años. El viejo no paraba de escribir. Me llamaba poderosamente la atención, ese viejo enfrente de casa. Mi madre me vio observando la ventana…

Sólo un segundo de los miles del instante.

Nostálgica resulta la vida del pensante, al asumir que solo un lugar habita, y un idioma conoce. – Y presume al mismo tiempo, que el amor y el arte de maneras diferentes por el mundo de reparten. – No vive uno más de un segundo, de todos los segundos que pasaron en otro sitio al…

¿Cómo sacar con vida, a la loca del loquero?

Yo siempre supuse, que mis intenciones por la escritura se desarrollaron en la etapa final de mi adolescencia por sucesos vividos que me hicieron volcarme por una especie de catarsis sin intermediarios. Pero resulta que no. Hace no menos de un mes, por cuestiones azarosas me reencontré con mi compañero de los primeros años de…

Promesas eternas.

Te vi de lejos, le sonreías a unos cachorros en una vidriera de adopción de mascotas. Luego te causó gracia el malabaristas de la esquina. Después caminaste mirando las baldosas, como siempre lo hacías. Cabeza al piso, sonrisa de un solo cuenco. Ojitos grandes y abiertos. Cerebro maquinando. Música en auriculares. Di un paso al…