Pasado y Futuro Amistoso

La verdadera cuestión es que forjamos una unión duradera durante nuestro ciclo escolar.

Pero amigos, de esos que mientras viven nuevas experiencias, se les escapan por los poros las antiguas y las tienen a flor de piel, esas que parece que fue ayer, pero fue hace años. Esos que mientras estas en plena actividad te interrumpen riéndose al ritmo de “te acordas de” o “te acordas cuando“. Y uno ahi medio que ya se tienta, por que sabe que eso que viene es gracioso. Y te va a gustar volver a escucharlo, volver a sentirlo. Por que un amigo tiene eso, el poder de no decir nada insignificante, y mucho menos relacionado con una vivencia.

Compartíamos muchas cosas positivas. Pero también, y lo que hizo fuerza en la unión, compartíamos limitaciones. Falencias, incapacidades.

Eramos, como decirlo. Para sonar creyente. Éramos, no encuentro una palabra justa, pero éramos horrendos, horrorosos, patéticos, paupérrimos, malísimos, tristes, obvios, atropellados, sin talento, faltos de gracia. Si creo que este pequeño grupo de palabras describe lo espantoso que éramos en el sobre valorado arte de conquistar a una mujer.

Hay que entender el contexto para ver el problema. No parábamos en las esquinas, de hecho las únicas esquinas que conocíamos eran las de las canchas de fútbol. Al tiempo nos enteramos que las calles tenían “corners” propios.

La primera vez que tomamos una cerveza fue, enfrente de la casa de uno. Esa noche todos tuvimos que soportar de nuestros padres un interrogatorio orientado hacia el alcoholismo, la adicción a las drogas duras y el tráfico de órganos.

Saliendo también tenemos varias, entre ellas un conductor desconocido de dudosa procedencia (planetaria) se ofreció a llevarnos a todos (seis) en su auto (haciendo de remis) hasta el boliche. Viaje que aceptamos, poniendo nuestras vidas en manos de un alienígena que viajaba adelante junto a otro muchacho, que si bien no pertenecía a nuestro querido planeta, tampoco era del mismo que el conductor, de echo creo que este ni siquiera pertenecía a la vía láctea. Durante el viaje tuvimos varios momentos de tensión absoluta. De un momento a otro me encontraba conversando con el piloto cósmico totalmente en su idioma (YO NUNCA VIAJE A SU PLANETA, posta) ¡como si supiera! Y tras un momento que evidentemente al desconocer el léxico intergaláctico, pifie la combinación. Nuestro querido amigo sideral, redujo la velocidad del bólido, descendió de la nave en plena avenida y se arrodillo al lado de la puerta sobre su asiento hablando una lengua binaria, a nuestro entender le suplico a su Dios que nos perdone la vida por mi metida de pata. Mientras atónitos presenciábamos la escena, el minúsculo, peludo y misterioso copiloto miraba la jugada desde afuera de la línea de cal.

Pero estas son albricias que no vienen al caso un día como hoy. Otro día me explayare sobre eso. Hoy estoy triste. Viví algo que jamas creí me iba a suceder.

Hasta este momento, yo desconocía muchas cosas. Digamos que siempre me jacte de ser un tipo que no cela, que no extraña y sobre todo que no sufre o no sabe sufrir. Y esto no ameritaba una imagen de macho en mí, el que me conoce sabe que no soy de esa clase de subnormal. Soy más bien de otra clase de subespecie, más cagona. Pero por motivos diferentes nunca sentí ni celos por mujeres, ni tuve la necesidad de extrañar a un “vivo” por no tenerlo conmigo y muchos menos de sufrir por eso.

Pero algo en mi estaba mutando, fue hace apenas un poco mas de dos semanas que empecé a sentirlo. Fue cuando me entere lo que iban a hacer. Fue vía WathsApp que recibí la primera notificación del asunto.

El mensaje, los mensajes, fueron dos. Decían así:

12 de enero de 2016. 13:04 Hs

Mensaje 1

Ya se q tu respuesta va a ser no pero por protocolo te tengo q decir

12 de enero de 2016. 13:05 Hs

Mensaje 2

Estamos armando para ir tres o cuatro días a Carlos Paz el fin de semana q viene. Galgo ale Alexis yo

En ese momento yo no me di cuenta de lo que pasaba ni de lo que iba a pasar, era martes, faltaba para el fin de semana entonces comente en modo de reproche:

Pero hay futbol el sábado no? ”

Si, si” me dijo, “Salimos el Domingo de madrugada” remato.

Listo” conteste sin más.

Repito, yo hasta este momento no tomaba dimensión de lo que iba a suceder. No entendía la profundidad del asunto. El asunto consistía en que cuatro de mis mejores amigos, amigos que nunca “nunca” “NUNCA” habían hecho una aventura similar “SIN MI”. Se iban unos días a una ciudad ajena.

El mensaje de Julián que hacía alusión a “ya sé que tu respuesta va a ser no” tenía que ver con mi realidad en este momento. Conviviendo con Mónica, embarazada ella de veinte semanas, y con un hijo de un año y medio casi. Y si ya con ese lapidario (no por feo si no por contundente) presente no fuere suficiente, el entorno laboral actual tampoco me ayudaba a una fuga de película como la que vivimos hace poco en Argentina con los Lannata – Schilacci. Mi jefe anterior me había hecho una propuesta muy interesante de un cambio de trabajo y yo no podía decirle que no, estaba muy agradecido con él, y esto me traería mejoras redituables y posibilidades de crecer. Pero ahora estaba solo en el nuevo empleo, nadie para cubrirme ante una eventual salida hacia la tierra del fernet.

Llegado el sábado pase a buscar a Julián como siempre, fuimos a jugar al futbol. Todo de maravilla como siempre después mientras tomábamos algo frio para hidratarnos, surgió el tema del viaje, y los últimos detalles del mismo. Yo escuchaba atento todo. Aunque el que me miraba me creería perdido con la mente en cualquier lado.

– ¿Vamos Fabio? – Tiro el galgo sacándome de mi absoluta concentración.

– No llego ni a Gálvez, Galgito – dije y rieron.

Las bromas continuaron hasta que nos despedimos y deje al Juli en su casa. Siempre fui un tipo divertido con ellos y no deje de serlo nunca, aparte todavía yo no sufría nada, sabía que se iban. Ya era consciente de eso, pero no lo sufría.

El domingo no tuve tiempo de sufrir porque me fui a pasar el día a un camping con la familia de Mónica y la pasamos excelente.

El abatimiento empezó el lunes.

Cuando revisando Twitter, encontré una noticia sobre el canalla que podría interesarle a Alejandro, nosotros íbamos juntos a la cancha, y todo lo que era el mundo Central pasaba por nuestros celulares ida y vuelta, cada paso, cada decisión directiva, cada refuerzo, cada partido. En nuestra conversación de mensajería espontanea tenía un análisis detallado. Estábamos por cerrar al arquero ex Vélez, Sebastián Sosa. Y hice captura de un Tuit para enviársela, y de pronto. Me invadió el desasosiego.

Recordé que estaban de viaje, y algo, no sé muy bien qué. Pero me hizo acordar como cuando la persona que me gustaba en la adolescencia me rechazo. Como una pelota oscura, de humo negro pero totalmente hueca, se me instalo sobre el estómago. Y me sentí muy triste.

¿Qué hacían estas personas lejos de mí? ¿Qué hacían estas personas sin mí?

Creo que me sentí como se siente alguien al descubrir que su esposa le es infiel. “Tranquilo Fabi” me dije “no seas boludo” Pero no había nada que hacer, estaba triste. Habíamos compartido tantas cosas juntos. Hasta hoy. Los envidiaba, de forma mal sana. Recordaba el último viaje que habíamos hecho a córdoba en el 2013, antes de que yo me ponga de novio con Mónica. El ultimo juntos. La habíamos pasado espectacular. Y ahora la deberían de estar pasando igual. “Mejor, seguro la están pasando mejor” dijo esa voz puta en mi cabeza.

Entonces recibo una imagen a mi Whatsapp, de la conversación con Julián. Era una imagen de ellos cuatro en la habitación donde habían alquilado, la misma que habíamos ido años atrás. Y me llegaron dos textos “Nunca te olvidaremos” “Siempre en nuestros corazones”. Me emocione, de verdad. Como un niño. Se me dibujo (por voluntad de no sé quién) una sonrisa en la boca. Y les puse “Los quiero mucho” “Drogense por mi” “hagan patria, los extraño”

Y de ahí en más, todos los días conversábamos y me mandaban fotos, me comentaban lo que hacían. Audios totalmente alcoholizados donde me decían que me extrañaban. Y una foto muy linda donde estaban los cuatro de espaldas a la cámara. Y en culo, y en el torso se habían dibujado una letra cada uno con lo que parecía espuma de afeitar o algo así. F A B I se leía en sus espaldas. Conmovedor. Habia sentido celos y lejania de alguien amado por primera vez en mi vida.

Entonces le comente a Mónica esa noche que los chicos estaban en córdoba si podía ir unos días. Me miro con su típica carita de ironía y me dijo “Anda”. Reí, sabiendo que jamás mientras este con ella volvería a vivir algo así con mis amigos.

Y ahí llegue a una conclusión, fue mirando a mi hijo jugar a la pelota. ¿Porque uno debe elegir siempre entre Mujeres y amigos?. Esa lucha que venimos arrastrando por generaciones. ¿Por qué? No le encuentro un significado certero ni con bases sólidas coherentes. Y ojo, que no pasa por no querer estar con mi mujer y mi hijo, y si de joda con mis amigos. Si no más bien, caí en una cuestión antropológica de lo que estaba pasando a mí alrededor. Mónica y mis amigos no se llevaban mal, los conocía, iban a los cumpleaños y bautismo de mi hijo y sabía que eran buenos pibes. Pero aun así ella jamás permitiría que yo me vaya con ellos por más de cuatro horas seguidas. Obviamente no convivo con un marciano, sé que esto es normal en una pareja.

Pero de todos modos no me cierra, por que entiendo que no pasa por una decisión ciento por ciento de ella, si no que es un fallo cargado con antigua moralidad matrimonial. Es una sentencia que viene de un antiguo libro sobre matrimonios. Digo matrimonio no por que este casado, si no por que en la época que se escribió el libro no se imaginaba que se puedan juntar dos personas sin una institución retrógrada de por medio.

Pero en mi análisis, que sucede mientras observo a mi hijo, se me devela una luz de esperanza.

El universo esta en constante expansión dicen los que saben. Y si trazamos una linea de historia sobre relaciones humanas, reconocemos a simple vista la evolución que ha habido entre ambos sexos. De conectarse solo para procrear sin reconocimiento del otro, a procrear con una persona elegida. Y después de mucha procreación, llegamos al tiempo en que dos personas de sexos opuestos dijeron: “¿Che y si dejamos de cojer y hablamos un toque?” Posiblemente esta pregunta se haya dado varias veces, pero se concreto cuando la respuesta del otro dejo de ser “Naa”.

Y me atreví a trazar una linea a futuro. Teniendo un cuenta que el curso ya a mi edad había cambiado notablemente desde lo que dijimos en el párrafo anterior. Yo tengo amigas, y muy buenas. Comemos cada tanto, tenemos charlas riquísimas. Y esto era impensado tiempo atrás. Recuerdo una vez que mi abuela se entero que esa noche yo me juntaba a comer con mis amigos y amigas, y Mónica salia con sus compañeras de trabajo. Y dijo: “¿¿Vos salís a comer con tus amigos y amigas y Mónica sale con sus compañeras de trabajo??” Ya se, acabo de repetir lo que dije. Es que la magia esta en que su tono fue de una admiración espantosa de la realidad. Entonces vi, como siguió cambiando en las nuevas generaciones esto. Cada vez se rompe mas la estructura, y sobre todo veo un gran avance femenino.

Hoy ellas tienen amistades mas fieles que antes, antes era el hombre el de la amistad mas firme. Pero no, ellas se están poniendo a la par. Y aunque de golpe parezca un atropello a nuestro espacio, para mi es muy positivo que ellas se hayan empezado a interesar mucho mas por el fútbol. Por eso que era solo nuestro. Pero no, ahora la tipa te lanza un comentario sobre táctica y te genera muchas dudas sobre lo que uno defendía, esa linea de tres con dos laterales volantes ya no te parece tan buen planteo para jugar de visitante y por un comentario de ELLAS. Y peor aun te dan ejemplos de equipos de años pasados donde esa táctica fue inoperante ante equipos de menor o igual jerarquía. Pero te lo tiran con un grado de detalle que te eriza la piel.

Hoy, ellas se nos vienen encima, hoy ellas nos están avasallando. Ya no existe un tema del que estén exentas.

Y pensé en mi hijo y su futuro. Y me lo imagine en una relación abierta, donde ambos pudieran incluso después de tener hijos o formalizar la relación. Hacer viajes con sus amigos. Entonces pensé que eso seria innecesario, por que al estar ajeno a todo el manual engorroso de la vieja moralidad matrimonial que nos corresponde a nosotros “los modernos padres” borrar. Ellos no necesitarían irse de viaje con sus amigos, por que seguramente ellos serian su mejor amigo.

Mis amigos volvieron y las cosas acá siguen igual, los abraze y les dije lo que los extrañe y lo que los hijos de puta me hicieron sentir, les dije que era horrible lo que uno sentía. Cuando volví a mi casa abraze a mi hijo y a mi mujer embarazada y me di cuenta que aunque hubiera tenido la posibilidad, no me hubiese ido a ningún lado sin ellos. Esa noche Monica mientras mirabamos television me dijo: “Firmo Sebastian Sosa a prestamo con opcion de compra, Viene bien para la Libertadores ¿no?” y me enamore de mi mejor amiga de nuevo.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Estoy leyendo tu blog y me encanta. No voy a opinar tanto de la redacción (muy fluida para leer, más que escribir parece que hablases), ni del uso del vocabulario (que, sin duda, es muy genuino, más clarito y espontáneo, imposible), sino del efecto general, del fondo de la cuestión. ¡Qué humano!
    No somos de la misma generación, hay algunas opiniones que discrepo visceralmente, pero… visceral es todo lo que contás, también. Porque también soy padre y comparto la preocupación por el futuro de los hijos; qué mundo les vamos a estar dejando. Cómo se van a manejar cuando no estemos. Y, sobre todo: qué cosas estarán aprendiendo, no de lo que les decimos, sino del ejemplo que siempre les damos, a cada rato, en cada gesto.
    Gracias, Fabián, por mostrar este espejo de tu vida, que también nos sirva a cada uno de nosotros, lectores, para mirar las nuestras. Sin considerarnos mejores ni peores. Simplemente: humanos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s