¿Cómo jugar tú juego, con esos ojos sencillos?

No eran ni celestes ni verdes. Ni tenían unas pestañas llamativas, ni seguían los patrones de los ojos bellos y encantadores. Pero me atravesaban. Eran dos ferrocarriles que me impactaban detrás del cerebro. Una mira láser. No necesitaban ni siquiera el contacto con mis ojos para hacerme sentir vulnerable. Me estremecían con sus destellos.

Son ellos los culpables de que yo no pueda jugar el juego que tanto te gusta. Ese que tan bien sabes jugar. Por el que te desvivís y en el que apostas tu vida. Si tuvieras otros ojos sencillos, quizás me sería más fácil.  Si tuvieras otros ojos, posiblemente podría duplicarte las apuestas. Pero por ahí, si tuvieras otros ojos, optaría por el ajedrez.

Y a pesar de que son tuyos y tuya también es la destreza de esquivarme. Te comento que esos ojos, al mirarme, saben más de mí que de quien los opera.

Anuncios

13 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ja ja ja…. Hay miradas que matan.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ojos nocivos sin ninguna entidad gubernamental que nos proteja 😐

      Le gusta a 1 persona

      1. Ojos extraños que te hacen despertar al mito lunar, a la extrañeza de un símbolo teriomorfo para protegerte de su malignidad. 🙂

        Le gusta a 1 persona

  2. Blueberry dice:

    Ese mirar que no siempre se explica. Increíble, saludos!

    Le gusta a 1 persona

    1. Saludos a tí, gracias por la visita.

      Le gusta a 1 persona

  3. natarenletras dice:

    Me encanta! Me hace querer enamorarme de unos ojos así, que no se puedan tener fácilmente.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias! Me alegro que te guste.
      Gracias por la lectura y por el comentario 🙂
      Saludos.

      Le gusta a 1 persona

      1. natarenletras dice:

        Saludos Fabian. Espero leerte pronto y te invito a pasar por mi blog.

        Le gusta a 1 persona

      2. Ahí estaré!
        Nos leemos

        Le gusta a 1 persona

  4. Poli Impelli dice:

    “El secreto de sus ojos” 😉

    Le gusta a 1 persona

  5. No eran ni azules ni verdes porque no eran aquellos ojos los que te estremecían entre destellos, era la mirada que desnudan aquellos secretos que pensamos haber sellado con lacre.
    Maravillosas letras, gracias Fabian por compartirlas.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por el comentario, genial 🙂
      Saludos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s