Una vida de pura dicha

No trascendió ni siquiera su nombre. Sus familiares más cercanos taparon el caso ensuciándolo para que la prensa no se haga más preguntas. A mí me llegó como llegan estas cosas, por el primo del amigo del conocido del vecino. Uno no puede más que inquietarse y sentir pena por el joven cadáver que dejo esta aventura.

La historia cuenta que esta persona vivió una vida de dicha absoluta. Nació en el época más cómoda y calma para un ser humano, creció rodeado de personas ideales, en un contexto social tranquilo y contenedor, solo hizo amigos de buena cepa, de la mejor. Recibió la mejor educación. Se graduó con sobresaliente a una temprana edad. Incluso llegó a ganar tres veces la lotería, las únicas tres veces que la jugó. Todas sus decisiones eran certeras, jamas conoció la derrota, ni el error. Sin embargo, decidió ahorcarse. Sus padres lo encontraron en su habitación. Dejó una carta sombría que solo unos pocos llegaron a ver. La carta decía lo siguiente:

“Pobre de mí, alma herida por el beneficio de la suerte. Ningún humano, ni hombre ni mujer, ha de estar a mi lado. Nunca nadie ha de estar a la altura de mi dicha. Mi soledad no tiene remedio alguno. Y he de caminar sólo, un camino de exclusivo beneficio. Quien pudiera elegir sus miserias. Quien pudiera fallar alguna vez. Solo llevo de aprendido, lo leído y lo escuchado, mas nunca he experimentado algún error con enseñanza. Cargo una maldición inusual pero no menos dañina que las tantas maldiciones que rodean al mundo. Nadie puede vivir una vida de absoluta fortuna, y es por esto que decido marcharme perdiendo lo único que tengo a mi alcance, la vida. Y así llegar a sentirme humano, aunque sea solo por un par de segundos.”

Vivió como un martirio veinticinco años de absoluta fortuna, tan solo ansiando sentirse humano.

No sé cuánto de cierto hay en esta historia. Solo pienso en cuan vacío de contenido me encontraría hoy si no hubiera fallado nunca en mi vida. No es apología del error, es ponderación del aprendizaje. Quizás hay maneras más sutiles de conseguir el mismo intelecto pero no más pragmáticas que rompiendo paredes con la cabeza.

Anuncios

9 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Guadalupe dice:

    Genio!!

    Le gusta a 2 personas

    1. Pero muchísimas gracias! 😊

      Le gusta a 2 personas

  2. Me gusta mucho. Considero que valoramos más las cosas cuando invertimos esfuerzo y dedicación.

    Le gusta a 1 persona

  3. kutukamus dice:

    Aye! We can’t recognize one without knowing the other..

    Le gusta a 1 persona

    1. life is a thin sheet where both poles of history are screened, or I like to think, thanks again for these visits. They do very well to those of us who are starting this road, or that I like to think 🙂

      Me gusta

  4. Esto es realmente muy fuerte. Corto y punzante. ¡Si será importante aprender a tener frustraciones!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Fabio! Muchas gracias por tus palabras, Habrá que revolver el cajón de los errores y ver si queda alguna naranja por exprimir.
      Abrazo grande.

      Le gusta a 1 persona

      1. ¿Una? ¡Varias! Te lo digo con cinco décadas de experiencia. 😉

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s