Pertenecer.

Permanecer.

Como antítesis de cobardía o refugio de la memoria. Quedarse a sabiendas de que no, que no así, así como uno quisiera, no. Ni hoy, ni nunca, y aun así, permanecer.

Matizar la humanidad de mil maneras y no de dos. Coexistir con la otredad como con uno mismo.

Elegir aprecio en vez de deseo y descubrir que sacrificar el sentido común en la pertenencia y permanencia carece totalmente de todo tipo de sentido.

Permanecer, esquivando reseñas de autoayuda que manifiestan desconformismos. Sosteniendo la bandera en la tempestad de la moral impuesta. Que valentía.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. B. Gradenko dice:

    Me identifico. Me gusta. Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s